Flores de otoño: color y alegría para una hermosa estación

El otoño es quizás la estación más melancólica: el día se hace más corto y las temperaturas se van enfriando. No obstante, en la naturaleza, la llegada del otoño supone una de las épocas más hermosas y las flores de otoño son la prueba.

Cuáles son las flores de otoño

Las dalias: el tesoro azteca

Dalia_blog_Orfila Flores

La belleza de la dalia la convierte en una de las flores de otoño más conocidas y más apreciadas. Esta flor llegó a España con los primeros viajes a México, donde las poblaciones nativas ya las cultivaban. Por su belleza, la dalia se puso de moda en los siguientes siglos, formando parte de los jardines y palacios más elegantes. 

La dalia florece en verano y se prolonga hasta bien entrado el otoño, por lo que la consideramos como una de las flores de otoño. Su intensa coloración se encarga de poner un toque de alegría a la estación otoñal, ya que puede aparecer en tonos rojo intenso, rosa, púrpura, naranja o amarilla. 

Algunas presentan una sola capa de pétalos, pero las más llamativas son mucho más tupidas, pareciéndose más a un pompón suave. Las dalias son además muy aromáticas.

Rosas: un clásico atemporal, también en otoño

La rosa es quizás la flor ornamental más clásica y también constituye una de las flores de otoño favoritas. 

La belleza del despliegue gradual de sus pétalos y su fragancia nunca defrauda como obsequio y la han convertido en un sinónimo de delicadeza y perfección desde tiempos de la Greca clásica. 

Hortensias: exhuberancia multicolor

Hortensia_blog_Orfila Flores

El origen de las hortensias es el sur y este de Asia, aunque también aparecen en América. Hoy en día, es muy común verla plantada en las casas de la cornisa cantábrica, pues prefiere las temperaturas más frescas.

Las hortensias son una de las flores ornamentales más importantes, debido a su estética exhuberante y colores vigorosos, en particular cuando se agrupan. Las variedades rosa y azul son las más comunes, aunque se pueden encontrar en otras muchas tonalidades, aportando luminosidad y color a las flores de otoño.

La belleza de los crisantemos

Los crisantemos son las flores de otoño por excelencia, pues necesitan de las temperaturas más frescas de esta época para florecer. 

Los crisantemos han sido apreciados en muchas culturas alrededor del mundo, desde China y Japón (donde se considera flor nacional) hasta los países del Mediterráneo. Esta flor ha sido asociada por las diferentes civilizaciones a la alegría, la sabiduría y la honestidad.

El crisantemo aparece en un gran número de variedades y colores (aunque quizás la más popular es su forma en pompón, como la dalia) y es tremendamente aromática, convirtiéndose en una de nuestras flores de otoño favoritas. 

El romanticismo del clavel

Clavel_Orfila flores

No hace falta irse muy lejos para encontrar flores de otoño espectaculares. El clavel, originario de las regiones mediterráneas, es una flor clásica y una apuesta segura como regalo. 

Colorida y aromática, se la ha llamado la “flor de los dioses” o la “flor del amor” y es muy común obsequiarla en bodas, aniversarios o momentos especialmente románticos. Presenta una base leñosa, mientras que los pétalos pueden ser rojos, blancos, rosas, amarillos o los impresionantes bicolores. 

Tanto su simbolismo como su belleza estética han hecho del clavel una de las flores de otoño más atractivas como decoración y como obsequio.